miércoles, 27 de abril de 2016

Aclaraciones sobre la formación de los verbos

En mi afán por simplificar, nos hemos estado basando en una forma de segmentar los verbos que no es del todo correcta y que no podemos aplicar a muchos casos posibles. Me refiero a esa idea de que las terminaciones de las formas no personales (infinitivo, gerundio, participio) deben ser consideradas morfemas derivativos (sufijos) y no flexivos. Aunque esa manera de hacer las cosas no me la he inventado yo, lo cierto es que sí soy culpable de no haberme dado cuenta antes de la inexactitud que encierra. Que haya intentado solucionarlo sobre la marcha ha contribuido a situaciones indeseadas como  que todavía se pueda ver desde mi casa la humareda que salía esta mañana de la cabeza de Lucía Guerrero o las lágrimas de desesperación  asomando por los ojos de Pedro, que parecía a punto de rasgarse las vestiduras como Caifás en el sanedrín. De modo que procedo a explicar lo que sí es correcto con la máxima claridad posible. Como vais a comprobar, de lo que lleváis analizado hasta ahora no hay que variar prácticamente nada.

La pregunta del millón es: ¿las terminaciones de infinitivo son flexivas o derivativas? Como puede verse, la teoría se muestra contradictoria en un principio. Por ejemplo, aquí podéis ver que se dice que son flexivos, y en este otro enlace, de la misma página, se habla de sufijos. ¿Cuál es la explicación a este drama? ¿Por qué nuestra existencia parece condenada al dolor? ¿Son flexivos o derivativos? La respuesta es que DEPENDE

¿Y de qué depende? Para entenderlo debemos recordar cuál es la función de un morfema derivativo, que no es otra que formar una palabra a partir de otra ya existente. Debemos preguntarnos: ¿este verbo procede de otra palabra? Por ejemplo, el verbo "centr-ar" es una derivación del sustantivo "centro". Por lo tanto, la terminación -ar es el sufijo que realiza dicha derivación. En el caso de los verbos parasintéticos que hemos visto en abundancia, como "a-clar-ar", la terminación es parte del morfema discontinuo que forma la parasíntesis (a-...-ar), por tanto es un sufijo también. Pero puede suceder que el verbo no proceda de ninguna otra palabra. Por ejemplo "toler-ar" sirve de base a derivaciones como el sustantivo "tolerancia" o el adjetivo "tolerable", pero el verbo en sí no procede de ninguna derivación. En este caso, la terminación del infinitivo no está provocando  derivación y debe ser considerada flexiva. 

Pensemos también en verbos como "com-er" o "dorm-ir". En estos casos, tampoco proceden de ninguna derivación, así que la terminación sólo puede ser considerada morfema flexivo. Si hubiera que contestar a cómo se han formado estas palabras, que es lo que os preocupará de cara a un examen, lo único que debemos decir es que se han formado por la unión de una raíz con un morfema flexivo (terminación de infinitivo), puesto que no hay ningún otro procedimiento en juego. No es apropiado, ojo, hablar de "morfemas libres", puesto en estos casos la raíz no puede aparecer sola, como sí pasaba con la palabra "jardín", con "azul" o con cualquier preposición o determinante. Las raíces también pueden ser dependientes o independientes, y en estos casos son dependientes.

En conclusión, para saber si la terminación de infinitivo es flexiva o un sufijo tenemos que intuir si el verbo procede de otra palabra o no, y si es la terminación la que provoca el cambio. Si la respuesta es afirmativa (por derivación o parasíntesis), entonces será sufijo. Si la respuesta es negativa, por el contrario, será desinencia de infinitivo (morfema flexivo). 


¿Qué pasa con las otras formas no personales, el participio y el gerundio? 
  • El participio, como hemos visto, admite la confusión con el sufijo adjetivador -ado/a, -ido/ida, y de hecho en la mayoría de los casos cumple una función adjetival. Por lo tanto, no hay ningún problema en considerarlo sufijo. Sólo deberemos atender a una excepción: cuando el participio forma parte de un tiempo verbal compuesto o de una perífrasis de voz pasiva: "he comido, fue comido/a". En estos casos, claramente es un verbo, no un adjetivo, así que debemos hablar de morfema flexivo (desinencia de participio). Pero en los demás casos podemos considerarlo adjetivo.
  • El gerundio es el que menos complicaciones ofrece: lo consideraremos siempre morfema flexivo (desinencia de gerundio) y analizaremos estas palabras exactamente igual que los verbos conjugados. Ejemplo: "pens-(a)ndo"--->Flexión de gerundio del verbo "pensar", formado por una raíz dependiente y un morfema flexivo de infinitivo. 

Esto es lo que debéis saber. Lamento que hayamos caído en confusiones por mi culpa y espero que esta aclaración sirva para eliminarlas. Cualquier duda que tengáis al respecto será respondida aquí o en clase. Y los alumnos del grupo C, que tienen el examen mañana, no deben preocuparse por estas cuestiones, porque las palabras que he seleccionado no ofrecen ninguna confusión.

7 comentarios:

  1. he comido seria flexión de comer y yasta?

    pd:has escrito más que yo en el comentario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es.

      Si lo hubiera explicado bien desde el principio no habría tenido que escribir tanto, pero bueno, si sirve para solucionar la confusión lo doy por bueno y hasta me pongo mejor nota que a tus comentarios. :P

      Eliminar
  2. Pablo, y puedo coger y poner en todas las terminaciones, ya sea de un verbo que procede de otra palabra como tolerar u otro como comer que no procede de ninguna, que las terminaciones son todas morfemas flexivos y así no hay conplicaciones?
    O al revés, que todas son sufijo y yasta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, porque entonces estamos con la misma inexactitud que antes. Es derivativo (sufijo) cuando produce una derivación. Si no es así, flexivo.

      Eliminar
    2. Y por cierto, "tolerar" tampoco procede de ninguna palabra. Sólo es raíz+morfema flexivo. Sí es base de otras derivaciones: "tolerancia","tolerable".

      Eliminar
  3. Pablo entonces en estos verbos que hemos estado haciendo en clases, tanto preconcebir, como adelgazar o deshabitar, se tratan de verbos formados por derivación y no parasíntesis (independientemente de que concebir o habitar existan) porque no hay ninguna palabra de la que procedan, ¿no?
    (Delgazar viene en la rae que existe, por lo que delgado se forma a partir del este, ¿no?)

    Pd: Mañana en el examen no te marques una Boda Roja por favor, que nos jugamos la nota para entrar en la carrera.

    ResponderEliminar
  4. Esos verbos que dices antes eran derivados y ahora siguen siendo derivados, por medio del prefijo. Derivan de la base sin prefijo: habitar>des-habitar. Lo único que cambia es no hay ningún motivo para considerar sufijo la terminación de infinitivo. En el caso de adelgazar sí habría que considerarlo parasintético, porque aunque la RAE lo recoja también dice que está en desuso. En este caso, -ar sí sería sufijo, como parte del morfema discontinuo que forma la parasíntesis: a-...-azar. Que, además, deriva del adjetivo "delgado".

    Si me marco una Boda Roja no vais a tener que preocuparos por la nota que os pidan en las carreras. Ni por nada más en la vida. :P

    ResponderEliminar